EL ÉXITO AL ALCANCE DE TODOS

«Al fútbol siempre debe jugarse de manera atractiva, debes jugar de manera ofensiva, debe ser un espectáculo»

Johan Cruyff

Muchos entrenadores han sido los que a lo largo de su carrera han trabajado semana tras semana para dotar de una identidad propia a su equipo a base de un sistema de juego bien definido donde las funciones de cada jugador fuesen extremadamente reconocibles en todos los partidos y situaciones posibles, independientemente del contexto en el que se encontrasen.

Esta manera de concebir el fútbol ha demostrado, en diferentes temporadas, que ha surgido efecto, incluso consiguiendo victorias en partidos, eliminatorias, campeonatos de liga, torneos como copas nacionales, europa league, champions league, o torneos de selecciones nacionales como eurocopas o mundiales entre otros. Pero como todo en la vida, el deporte rey evoluciona constantemente en busca de nuevas formas de llegar a conquistar los objetivos propuestos al inicio de temporada y, además, si es con un proceso novedoso a la par que atractivo mucho más repercusión tendrá en esta comunidad. A continuación se exponen diferentes casos que se presentan esta temporada.

LA MÁQUINA ALEMANA DEL RB LEIPZIG

El RB Leipzig es uno de los conjuntos más trabajados en todos los sentidos del continente europeo. Un equipo camaleónico, flexible en sus planteamientos, que tiene la necesidad de desplazarse a ritmos altos para ser dominante y que, a pesar de que su juego nace desde la presión, en diferentes situaciones está consiguiendo imponerse gracias a la increíble capacidad de adaptación que el entrenador está inculcando a sus jugadores.

En la salida de balón, el equipo pretende generar superioridad a partir de su línea de 3 en defensa en la que los centrales de los lados (Klostermann y Halstenberg) lateralizan su posición; Upamecano, actuando como libero en esa zaga, gana altura ligeramente; para que Mukiele y Angeliño se coloquen abiertos en campo propio y cercanos a sus centrales para dar una segunda línea de pase, y el pivote (Laimer) se acerca a la frontal. El objetivo que se intenta conseguir es la progresión controlada del balón desde esa zona ante la presión rival buscando la mejor opción en cada momento (conducción, fijar y pasar, tercer hombre…).

Dentro de la idea de juego, tanto Mukiele como Angeliño, en alguna ocasión, ocupan zonas interiores para ayudar en la propia elaboración a Laimer y que haya un efectivo más en la zona ancha ante una posible pérdida en campo propio. Estos jugadores son imprescindibles en campo rival porque son los encargados de dar esa profundidad exterior y que el equipo siempre sea ancho. Ellos fijan por fuera y así liberan el espacio interior suficiente para que interiores y puntas puedan tener esa zona con menos tráfico rival. A ello, se suma que en el último tercio siempre aparecen en las inmediaciones del área rival incrementando el número de opciones posibles en esta zona.

Los dos interiores poseen características y funciones muy diferentes. El austriaco Sabitzer, desde el interior derecho, se mueve constantemente ocupando las zonas libres por delante de la línea del balón. También es clave para compensar las subidas de Mukiele (carrilero derecho) y las conducciones de Laimer (mediocentro) en campo contrario. Sin embargo, el comportamiento del interior izquierdo es diametralmente opuesto (Nkunku) ya que es mucho más partícipe de las posesiones necesario para generar ese vértigo efectivo en los ataques del equipo. Su conducción con balón es una virtud que se saca mucho beneficio al jugar entre lineas, porque obliga a sus defensores a elegir si salen a su paso o le permiten que mantenga su carrera.

En la zona de delanteros, se combina dos tipos de jugadores diferentes. Werner, no se limita a esperar el balón, sino que tiene peso en el desarrollo de las jugadas. Realiza continuos apoyos, aparece en diferentes alturas del campo y realizando continuamente desmarques de rupturas. El otro, Poulsen o Schick suelen complementar tanto a su compañero como al colectivo. Son clave para el juego de espaldas; un elemento sobre quien descansar a través de envíos directos


LA CARISMÁTICA ATALANTA BC

El mayor sello de la Atalanta emerge en la capacidad para ejecutar presiones intensas muy altas con vigilancias defensivas individuales. Esa presión ha brillado, principalmente, ante equipos con tendencia a progresar con balón controlado desde zona de inicio. Gasperini ha encontrado ahí, un comportamiento clave para hacerle ganar altura a su equipo robando e interceptando segundas jugadas en zonas intermedias. Los desplazamientos de los carrileros pisando posición de extremos, el triángulo entre los mediapuntas y el delantero, los mediocentros intercambiando alturas y saltando sobre los interiores rivales y la linea defensiva adelantada han sido claves para darle continuidad a este matiz. Estas conductas vuelven fundamentales para interrumpir el inicio del juego rival.

Uno de los mecanismos y principios ofensivos más potentes es la forma en la que la Atalanta acumula jugadores en el área o en las inmediaciones de ésta. Se incorporan los mediapuntas, algún mediocentro, el delantero, pero sobretodo el factor sorpresa lo efectúa con la llegada del carrilero opuesto (principalmente el derecho) atacando la zona libre del segundo poste. Además, Papu Gómez elige la posibilidad de esperar una segunda jugada sobre la frontal para activar su pegada.  Esto requiere también de un ataque posicional estable y bien desarrollado, pues aunque muchas veces se buscan los pases interiores, el juego exterior mediante los desdoblamientos con carrileros muy largos y profundos se ha convertido en una seña de identidad muy reconocible al igual que efectiva.

Gasperini ha conseguido liberar y potenciar a los mediapuntas, posicionando a los jugadores con el mismo rol, pero con perfiles distintos en diferentes posiciones para que se beneficien unos de otros. Josip Iličić es un mediapunta natural con mucha capacidad para el ultimo/penúltimo pase y el golpeo. Para el entrenador, lo más importante es potenciar a Alejandro Gómez o hacer que este potencie al resto de sus compañeros. El argentino ha pasado a ocupar carriles interiores para atraer y regatear jugadores en espacios más cortos de los que solía acostumbrar partiendo de banda. Así, toda esa libertad de movimiento en zona de mediapunta y hasta en la base de la jugada, ha llevado a Iličić a recibir con mayor comodidad entre lineas y así poder activar sus mayores argumentos competitivos.

Sistematizar las caídas a banda de su delantero (Duván Zapata) ha representado uno de los argumentos competitivos más potentes de la Atalanta. Para contextualizar esto, Zapata no era precisamente el tipo de delantero en el que su naturaleza como punta muy físico o la exigencia del modelo lo llevara a ser tan influyente sobre las bandas a pesar de que siempre ha tenido esa calidad para chocar con los centrales, correr a campo abierto y estar bajo estructuras en las que se colocan a dos delanteros. Con Duván cayendo a banda izquierda, se ha logrado liberar a los mediapuntas, sacar centrales de zona y generar superioridades numéricas. Se está encontrando muy cómodo y fluido más recargado sobre la banda para después atacar el área con mayor sorpresa.