¿ Qué partes tiene una bota de fútbol?

LAS BOTAS DE FÚTBOL > PARTES DE LAS DE BOTAS DE FÚTBOL

¿ Qué partes tiene una bota de fútbol?

20100918114622-dibujo3.jpg

1.- El empeine (la cara superior del zapato) que es la parte de la bota que entra más en contacto con el balón. Su durabilidad es uno de los aspectos más importantes, sobre todo si no disponemos de recursos para cambiar las botas cada dos por tres.

ADIDAS patentó en su momento el sistema Predator que consiste en un sistemas de estrías colocado en la cara interna del empeine, actuando sobre el golpeo del balón, favoreciendo el giro del balón en el golpeo ‘de rosca’ .

2.- La lengüeta. La mayoría de las botas incluyen en el empeine un recubrimiento de espuma (almohadillada) para que el empeine no sufra al golpear el esférico. La lengüeta debe estar integrada para una comodidad optimizada en la zona de contacto con el balón para una mejor precisión.

A parte de este diseño más clásico, en la actualidad han aparecido dos tipos de lengüetas que han surgido como evolución a dichos modelos más clásicos.

a) La lengüeta insertada en el propio material de corte, sin incluir una lengüeta de manera específica sino que el propio material de corte hace de recubrimiento del empeine, dejando los cordinos en el exterior del empeine. Esta característica también puede ayudar a mejorar la durabilidad de nuestras botas al no tener el componente de la lengüeta como añadido.

b) Lengüeta y cordaje están insertados en una estructura que deja el empeine totalmente plano.

3.- La puntera (parte distal del empeine) se hace según el gusto individual, mientras que unos futbolistas prefieren una piel blanda con la que poder sentir el contacto con el balón, otros, como los que tienen problemas en las uñas, necesitan algún refuerzo.

4.- Los refuerzos. Las botas que encontramos en el mercado habitualmente no incluyen material que refuerce funcionalmente la botas. Pero podemos considerar refuerzos que a tres niveles: el talón, la suela y las costuras de tipo especial a la altura del empeine e interior del pie.

5.- El cordaje. En cuanto al sistema de acordonado, es muy importante que no produzca una presión que derive en la tendinitis de los flexores dorsales, que son muy superficiales.

Además de la lazada clásica, también podemos encontrar botas con la lazada descentralizada, lo que permite un mejor control del golpeo de balón con el interior del pie y el empeine, las zonas más utilizadas durante el juego.

Los nuevos diseños de botas incluyen una lengüeta externa que cubre toda la zona del cordaje (colocado en la zona medial en estos modelos), lo que proporciona una superficie totalmente regular en la zona de golpeo del balón y nos permite un mayor control y precisión en el golpeo de balón.

6.- La contera. Algunas botas incluyen un refuerzo rígido y firme en el talón, aunque existen modelos que no incluyen contera del talón como ocurre en el calzado para otras modalidades deportivas debido fundamentalmente a la propia mecánica del apoyo de este deporte.

En la parte posterior del pie hay que combinar el confort con la prevención. En esta zona se utilizan refuerzos para evitar que una pronación o supinación excesiva sea causa de una lesión. Estos refuerzos son muy similares a los de las botas ortopédicas y están realizados con materiales rígidos, como el PVC o distintos tipos de plásticos.

En la actualidad esta parte de la zapatilla se está complementando con refuerzos colocados sobre el material de corte que suponen una prolongación del material de la suela y permiten una mayor estabilidad de la parte del talón.

7.- Las plantillas. Usualmente las plantillas que incorporan las botas de fútbol cumplen sólo con el cometido de proteger la planta del pie de los impactos con la superficie. Lo idóneo es que, si sufrimos de alguna dolencia en la planta del pie (por ejemplo pie plano ) visitemos a un podólogo especializado en ergodinámica que nos confeccione unas plantillas a medida que se ajusten a las necesidades de nuestro pie, y sustituyamos la plantilla que viene con la bota por la nuestra.

En referencia a esta parte de la bota, es la marca ADIDAS la que ha innovado más en este sentido lanzando en sus últimos modelos el sistema de selección de plantillas en función del uso o necesidades que tengamos, y son: confort, lightweight y profesional.

Del mismo modo otras marcas comerciales como Kelme, ha ideado un sistema en el que incorpora en la plantilla intermedia un sistema de amortiguación llamado»Flexotex» cuyo objetivo es el de permitir la adecuada flexión del pie en la parte delantera. Otro sistema que incluye esta marca para la plantilla es el «Phylon», para suavizar la absorción de impactos verticales.

8.- La  horma. La horma más utilizada es la de tipo mixto, combinando la parte del retropié alineada y en la zona del mediopié hasta el antepié se produce una curvatura de un ángulo variable en función del fabricante.

9.- La media suela. La función de la media suela (si es que dispone de ellas) es la absorción de impactos. Tipos de media suela: espuma, espuma EVA, EVA prensada, PEEVA y phylón.

10.- La suela. El grosor de la suela proporciona la mayor o menor flexibilidad a la bota y su dureza mantiene una superficie firme. En el caso de que las suelas sean demasiado rígidas pueden producir lesiones por sobrecarga, tendinitis del tibial anterior o del tendón de Aquiles, entre otros problemas. Tipos de suela: caucho, PU y TPU.

11.- Los tacos. Hay dos tipos de botas: las de tacos de goma y las de tacos de aluminio.

20100917222027-dibujo.jpg

Los tacos son importantes para proporcionar la tracción necesaria en una variedad de superficies. Estos han evolucionado desde unos simples clavos en la suela hasta los tapones y tacos modernos de distintas longitudes, formas, materiales, disposición, etc.

A mayor número de tacos se produce menor adherencia a la superficie y menor riesgo de lesión por torsión en especial en terrenos blandos.

La distribución de los tacos es muy importante en el efecto rotacional del pié sobre el terreno que es donde se producen las lesiones más graves a nivel de rodilla y tobillo por enclavamiento del pié y desplazamiento en cualquier sentido del resto de la extremidad, lesiones de los ligamentos cruzados, meniscales en mayor cuantía.

En el fútbol se producen movimientos muy bruscos: cambios de dirección, aceleraciones, frenazos por eso se recomienda que las botas lleven tacos. Es necesario que el pie quede bien agarrado al suelo, así se evitaran lesiones, y por supuesto, podrás controlar mejor el balón.

Los tacos deben ser de sección redonda y planos. Se evita que a cualquier contacto con el contrario puedan lesionar o producir alguna herida a este.

Los tacos son para proporcionar un mejor agarre al terreno. Al correr sobre la hierba, sobre todo si está húmeda, los resbalones serían demasiado frecuentes y el juego se resentiría, además de los propios jugadores, que verían incrementado notablemente el riesgo de lesión.

Pero… ¿cómo funcionan?. Cada cuerpo tiene un peso, que no es más que la atracción que la fuerza de gravedad terrestre realiza sobre su masa o cantidad de materia. Como cualquier fuerza aplicada sobre una superficie —en este caso el propio terreno de juego— realiza una determinada presión.

La presión realizada por una fuerza es directamente proporcional a la fuerza aplicada e inversamente proporcional a la superficie sobre la que se aplica. Esto se representa mediante la fórmula presión=peso/superficie que se lee como sigue: a mayor peso mayor presión y a menor superficie mayor presión.

Como el peso del futbolista no lo podemos cambiar (es más no interesa que engorde demasiado) habrá que cambiar la superficie de aplicación de su peso, lo que se logra con los tacos, que presentan una menor superficie de contacto que toda la suela. Así los tacos se “clavarán” en el suelo, lo suficiente para evitar resbalones.

Existen tipos de botas cuyos tacos están diseñados para minimizar el efecto en las rotaciones o desplazamientos laterales. Así mismo los tacos pueden amoldarse como una parte de la bota o pueden ser recambiables.

También es importante la distribución de los tacos en el talón para un buen control del retropié ya que un retropié inestable sobre una base no indicada aumenta su efecto supinador o de eversión facilitando los esguinces de tobillo como es el caso de los pies cavo-varos, que son los que con mayor incidencia se encuentran entre los deportistas de cierto nivel.

En conclusión, cuando necesitemos comprar unas botas de fútbol debemos de tener presente la superficie en donde vamos a jugar o entrenar, y pensar que los tacos no son para apoyar el peso, sino para clavarse en el suelo y dar mayor estabilidad al cuerpo del jugador.

Dejar un comentario