El marcaje

El marcaje es un principio táctico defensivo que podemos definir como:

«Acción de situarse cerca de un contrario para dificultar la actuación de este.»

“las acciones que realizan los jugadores de un equipo, respecto a sus rivales, cuando no se encuentran en posesión del balón.”

[wc_row] [wc_column size=»one-half» position=»first»]

El marcaje de un adversario se aplica para que este no pueda recibir el balón o, si ya lo posee, no tenga la ocasión de utilizarlo eficazmente.

Es decir, todas las acciones que realiza un equipo para neutralizar las acciones ofensivas del equipo rival. Para ello es necesario una labor individual y una labor en conjunto de todo el equipo para poder robar el balón o interceptar las jugadas de ataque del equipo rival.

[/wc_column] [wc_column size=»one-half» position=»last»]

[/wc_column] [/wc_row]

Principios básicos

El jugador que defiende, debe realizar su marcaje situándose entre el contrario y su propia portería, teniendo en cuenta donde está el balón.

Un marcaje estrecho o cercano, hace posible la anticipación o interceptación de un pase, o al menos permite una intervención inmediata sobre el receptor del balón, en el momento que lo recibe.

Un marcaje amplio o lejano, permite al receptor controlar, pero si la distancia y ubicación es adecuada, el defensa puede limitar las acciones del poseedor al controlar el espacio, evitando por ejemplo, pases en profundidad. Un marcaje bien realizado, aunque no sea cercano, puede obligar al rival a realizar pases o conducciones sin utilidad, frenando el ataque o provocando la pérdida en golpeos en largo.

El jugador que efectúa el marcaje debe tener en cuenta la situación del juego en todo momento, evaluando el conjunto de posibilidades y peligros, no debe centrarse exclusivamente en su marca.

En algunos casos hay que realizar cambios de marca, es uno de los aspectos de mayor dificultad y requiere gran atención por parte de los jugadores implicados. La buena cohesión y comunicación del bloque defensivo es imprescindible para que no se cometan errores, y el jugador no quede «libre de marca»

Fundamentos del marcaje

El objetivo principal del marcaje es evitar que el atacante reciba el balón, y en caso de recibirlo, hacerlo en las peores condiciones posibles, para que no le sea fácil realizar una jugada o finalizarla.

El marcaje comienza en el mismo momento en que un equipo pierde la posesión del balón (ver vigilancias ofensivas). Para evitar que el rival anote un gol, el equipo debe organizarse defensivamente, repartiendo las distintas funciones y marcas defensivas, según la demarcación y el tipo de marcaje que vayamos a utilizar.

Es importante destacar que la labor defensiva es parte de todo el equipo, no sólo de la línea defensiva, ya que no sería suficiente para contrarrestar el ataque del equipo contrario.

Un buen sistema defensivo destaca por su buena organización y coordinación, equilibrio entre líneas, y por supuesto intensidad, orden y disciplina en los marcajes

 

El aspecto individual del marcaje entre a escena para que cada jugador realice correctamente su función defensiva.

Cuando un jugador o un equipo se plantea el momento de comenzar con el marcaje o defensa, tiene que tener en cuenta distintos aspectos:

Consideraciones del marcaje

  • Comienza cuando algún jugador del conjunto rival se apodera del balón.
  • La orientación del marcaje es vital. Normalmente entre el rival y la portería propia.
  • La distancia con el jugador atacante la marcará normalmente, la situación en el campo.
  •  Cuando el rival al que marcas no tiene el balón, no nos podemos desentender de él.
  • Vigilar la espalda para que no nos la ganen
  • Ayudar al compañero haciéndoles coberturas 
  • Anticipación siempre que se pueda.

En la imagen podemos ver tres  marcajes correctamente realizados

Orientación en el marcaje

El jugador que realiza el marcaje debe situarse entre la propia portería y el adversario. La referencia será más cercana cuanto más próximo se encuentre el balón del jugador que debe marcarse

Además hemos de tener en cuenta diversas situaciones:

  • Posición del balón
  • Trayectoria
  • Velocidad
  • Lugar del campo
  • Distancia con la portería propia

De esta manera, dependiendo de la orientación al realizar un marcaje, diferenciamos tres posibilidades:

  • Marcaje por detrás: detrás del jugador rival, cuando el ataque llega de frente.
  • Marcaje por un lado: cuando la jugada transcurre en el lado contrario a la situación del jugador rival.
  • Marcaje por delante: el menos utilizado, en situaciones concretas para evitar que un jugador reciba el balón.

 

Complementa tu formación realizando el I Curso de Especialización en Marcajes en Fútbol
[wc_button type=»primary» url=»http://www.web-futbol.com/el-marcaje/» title=»Realizar Curso» target=»» url_rel=»» icon_left=»check-square-o» icon_right=»» position=»» class=»»]Realizar Curso[/wc_button]

Dejar un comentario