¿Cómo elegir las botas de fútbol?

¿Cómo elegir las botas de fútbol?

¿Qué botas debo utilizar? 

La primera pregunta que se debe hacer antes de comprarse unas botas, sin duda es cuanto uso y qué tipo de uso se le van a dar. No es lo mismo comprar un juego de botas para entrenar o un juego de botas para jugar. La otra opción es tenerlas para entrenar y jugar. Lo ideal es tener dos juegos del mismo modelo y talla, uno para entrenar y otro para jugar.

El porqué es sencillo… el entrenamiento es la fase de aprendizaje y asimilación de todo jugador en cualquier categoría, por lo que si en unas condiciones de competición en las que debe ejecutar una acción (tiro, regate, control…) se siente lo más parecido a cuando lo entrenó, tendrá un porcentaje más alto de éxito. Si jugamos con unas botas a las que no estamos acostumbrados acusaremos el cambio y nuestro juego se resentirá.

Lo primero que hay que tener en cuenta para utilizar unas botas es que sean cómodas y que se acerquen lo máximo posible a nuestro estilo de juego. Dicho esto, es mejor comprar unas botas que no son estéticamente bonitas pero sí que son para nuestro tipo de juego y cómodas, que no unas botas espectaculares pero que no nos van a aportar lo que todo jugador busca en sus botas.

No olvidemos que detrás de todo calzado deportivo hay, según las marcas, una tecnología de estudios biomecánicos que diseñan los calzados. Sólo debemos saber escoger el más adecuado a nuestras necesidades, características antropométricas y requerimientos específicos de la superficie donde jugamos.

Como posible solución a toda esta compleja situación, los últimos estudios apuntan a una posible colocación de tacos flexibles, que se adapten de manera ideal al mayor número de situaciones posible, aunque esta línea de trabajo está todavía por desarrollar, siendo los primeros estudios bastante interesantes.

Todas las botas están previstas para jugar en superficies húmedas (hierba) o con lluvia y charcos en el campo. Aun así, existen diferencias considerables entre la piel, la piel de canguro y las sintéticas.

Las mejores son las de piel de canguro pues además de su buena adaptación al pie, son las más resistentes aunque son las más caras.

METER ENLACES DE BOTAS

Los roces es el principal problema con que se encontraron las marcas de calzado deportivo tras realizar análisis bajo condiciones de laboratorio. El 27% de los jugadores profesionales y el 15% de los aficionados estudiados sufren este problema. La colocación de las costuras en la zona del empeine lateral delantera de la bota era la causa de este problema, coincidiendo con las principales líneas de tensión y estrés de la bota.

Debemos de tener en cuenta las superficies sobre las que se desarrolla el partido, entrenamiento o lo que corresponda. En la actualidad existen cuatro tipos de superficie para jugar al fútbol: hierba natural, hierba artificial, tierra ó ceniza. Todas estas superficies, a excepción de la hierba artificial que siempre va a tener una consistencia muy dura, pueden presentar, dependiendo de si ha llovido o no, una dureza mayor o menor.

Hoy en día la mayor parte de los partidos de fútbol se disputan sobre hierba artificial que, aunque son buenos, no son campos capaces de reproducir fielmente las condiciones de una campo de hierba natural, en donde la consistencia de estos últimos es blanda debido por un lado al efecto almohadillado de la hierba (más o menos larga) y por otro a la base sobre la que está la hierba, la tierra, que también es blanda y permite que los tacos se claven, y den mayor estabilidad a las pisadas del jugador.

Por ello a la hora de comprar unas botas de fútbol, hay que tener en cuenta el tipo de suela, prestando mayor atención al material del que están hechos los tacos, el número de tacos, su longitud y la superficie de apoyo de los mismos.

También es importante que la bota quede bien ajustada al pie del jugador, nunca se deben comprar botas que nos aprieten.

En conclusión, cuando necesitemos comprar unas botas de fútbol debemos de tener presente la importancia de una buena elección, no dejarse llevar nunca por el diseño y buscar las más adecuadas teniendo en cuenta, la superficie en donde vamos a jugar o entrenar, y pensar que los tacos no son para apoyar el peso, sino para clavarse en el suelo y dar mayor estabilidad al cuerpo del jugador.

AQUÍ PONDRÍA UN ENLACE A LA PARTE DE LOS TACOS QUE ES LO QUE MÁS PREOCUPA A LA GENTE Y EL TIPO DE TACO QUE BENEFICIA A CADA SUPERFICIE

 

¿Taco redondo o taco rectangular curvo?

Hace unos años, diferentes estudios determinaron que los tacos rectangulares o curvos disminuían en gran número las lesiones de tobillo de los jugadores, ya que éstos daban mayor estabilidad y apoyo al pie. Por tanto, se pasó de los tacos con forma circular a los de forma rectangular.

Cada vez hay más lesiones de rodilla o de esguinces producidos por perdida de inestabilidad del pie de apoyo y esto ocurre porque hay un defecto por el tipo de taco. Si has observado se ha sustituido el clásico taco redondo, por uno más alargado que permite una mayor fijación. Pues bien esa mayor fijación en momentos de pérdida de equilibrio hace de bloqueo del pie, con lo cual se produce la lesión. En los antiguos tacos redondos, en la perdida de equilibrio se deslizaba la bota con lo cual se producía menos bloqueo de pie y de rodilla.

La lesión de ligamentos de la rodilla se produce debido a que ésta tiene que soportar un giro para el que no está preparada a causa de que el pie del jugador se ha quedado enganchado en el césped. Es la rodilla la que hace el giro que en circunstancias normales tendría que haber realizado el pie y el cuerpo del jugador.

Si utilizamos botas con tacos redondos, la posibilidad que el pie se quede enganchado es menor (nunca desaparece al 100%). Es simple, los tacos redondos soportan mejor la fricción con el terreno de juego y posibilitan una mayor movilidad del pie aún estando este hundido en el césped.

En cambio, los tacos rectangulares o curvos son menos receptivos a este giro con el pie en el suelo, ya que su propia forma les impide la movilidad y la fricción con el terreno es mayor.

Por tanto los tacos circulares evitan la posibilidad de enganchada del jugador con el suelo, mientras los rectangulares o curvos aunque dan mayor apoyo y estabilidad al jugador, le privan de mayor movilidad.

Las botas de tacos con formas curvas, están adecuadas para campos blandos, de hierba natural, que permitan que se claven en el suelo, y les den mayor estabilidad tanto a las rodillas como a los tobillos.

Por el contrario, para césped artificial las más adecuadas son las botas multitacos, porque al tener mayor número de tacos, mucho más cortos y de forma redondeada, ofrecen una superficie de descarga para el peso corporal muy alta, aumentando por tanto la estabilidad para las articulaciones de las pierna, y disminuyendo la posibilidad de “enganche” del pie, especialmente para jugadores menos pesados y de mayor dribling.

Por otro lado es también importante que al elegir el tipo de bota, ésta quede bien ajustada al pie del jugador, nunca se deben comprar botas que nos aprieten.

20100918115437-eleccion-de-botas-de-futbol-tacos.jpg

Dejar un comentario